Get Adobe Flash player

POESIA

PROYECTO ESPEJO Exposición Caja Rioja, (3-17 noviembre 2016) Logroño

 

 

 Espejo Caótico

Todo viene del CAOS

del UniVERSO.

En los márgenes obscenos

del espejo me reen CUENT(r)O

con tigo…y me aplacas.

Daniela Bartolomé

 

 

 

 

 

 

ME DESPIERTO DOBLE EME (MAÑANA Y MUJER)

Grafía de eme en la piel con rotulador negro.

Grafía de eme en la piel con rotulador negro.

Has desparramado la alfombra de tu piel

y mis cumbres de leche te han caminado todo.

Subí leves oteros de pezones punzantes,

arribé a la garganta de tu voz infinita

con lamentos que son sutilezas de espina.

Son lamentos que aúllan por el día incipiente

por la noche cernida en la planicie recta

de artificiales flores, sin aroma, cuya maroma

te arrastra baqueteando lentamente tus olas.

Concavidades de agua donde saciar la sed,

donde beber la lluvia es, ser río a mi vez.

Ese río sinuoso frontera con mi piel, cuchara,

cucharilla, tenedor, manos, boca…

¡Comámonos! Bebámonos de uno a otro la sed.

 

Daniela Bartolomé

 

LA LLAMA INESPERADA

Corrí hacia el sur de tu mano, de tu sonrisa cómplice,
corrí hasta extenuarme para caer sin aire
en manos del amor.
Me dejé los harapos colgados en tu nombre que ya,
no me hipnotiza; quise sentir la lluvia
sin un techo,
quise sentir el sol,
sin vestimenta,
quise sentir el dios
sin el pecado…y anduvo por mi piel su pisar suave
como lo hiciste tú (te abrí mi puerta).
El tren me compadece en tu fotografía,
el mar me acuna sobre su ola más convexa,
el sur me atrae como luz a polilla…
Revoloteo loca, soy casi temeraria y la llama
que trae destellos del pasado,
se me posa en el ala,
¡Me la incendia! así carbonizada mi libertad de vuelo
vuelvo a mirar la luz, la traicionera
mostrándole mis dientes, mis ojos más abiertos
mis laceradas piernas, mis manos de turquesas
que recogen mi voz en el gramófono y suena
la perorata inmensa de amarte:
“me llama el sur amor, llámame desde el sur amor,
mi llama del amor del sur, llama mi llama el sur de amor…”
El sur me abre en un surco de estrellas y amuletos
donde danzan sabores, repujados de cueros, barbas de hombre,
que me anidan los ojos y solo se decir: sur amor, sur el nombre.
Mis pechos se adoquinan, y suben a los barrios sacrales
por el monte, mis cabellos titilan como crines erguidas
de puras sangres negras que a galera condenan mi amor
en puro grito, así grito, grito sur y proclamo tu peso en mi cintura.

Daniela Bartolomé

MERCADO DE ABASTOS

foto de la red

En el mercado de abastos
compraré, compraré
una flor, que te diga
que te amé, que te amé.
En el mercado de abastos
ya compré, ya compré
una jaula que diga,
que volé, que volé
por espumas marinas
de tu piel, de tu piel.
daniela

 

¿QUIZÁ SÍ?

 

Seremos del recuerdo dos páginas,

manchadas de los besos que nos quisimos dar.

Dar: ese verbo inconsciente, conjugado en primera,

para seguir la ultima, siempre, la voluntad.

Te dí lo que venía a mi boca: los besos.

Te dí lo que venía a mis manos: las uvas,

mi cabeza urdía malvaviscos y miel, y

por mis corredores, yo, te dejé correr;

tan confiada, tan secreta, que apenas

acertaba a pensar en tu mal, (ni en tu bien).

Ahora el tiempo, nos hace, perniciosos al otro.

Soy veneno en redoma. ¡Descuida! esta ponzoña

jamás saldrá de mí. ¿O quizá sí?

daniela

 

 

 

Tema