Get Adobe Flash player

LAS HERIDAS

Lentamente recorre

las huellas antiguas

la yunta de bueyes

persiguiendo surcos.

 

Mi sino transita

rozando las ramas

las zarzas y espinos

mi cuerpo zahieren.

 

Y surge la sangre

andando el camino

lento es el paso,

lento, lo vivido.

 

Van a trompicones…

con piedras que crujen

al paso de ruedas, de carros.

 

La vara que llevo, me acompaña siempre

limpiando mi cuerpo,

el traspiés,  vencido.

 

¡Ay!, mi vieja yunta

de bueyes fornidos

tiran de este carro viejo y carcomido

lleno de ilusiones, y a veces de niño.

 

Azuzan su alma el niño perdido.

que ya, quedo atrás, envuelto en las huellas

las del viejo carro, que lento se queja

esperando hallar la senda no incierta.

Antonio Molina

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Tema