Get Adobe Flash player

QUIERO SABER

Brota la savia de cualquier parte del planeta.
Te busca desde la libertad que siente y quema.
Es un corazón latiendo con fiereza
que te atrae y de ti se apodera.
Nunca la esquives. No la desprecies aunque te duela.
Su rescoldo alumbra en las noches negras.

Desde lo alto, pegado a una iglesia,
la del Santo Roque me topé con ella.
Degusté su savia, me llenó de sueños y sombras de velas
que eran provocadas por medias pequeñas,
candil diminuto
en noche de luna con brillo de estrellas uncidas ideas.

En una espaciosa sala de luces tenues, una voz nos sugería
la otra cara del soñar y colgarme de la luna,
una forma de vida nueva
junto a un trocito azul cielo que se dejo robar y lo metió
en la mochila junto al amor de una vida.

Disertación del poeta como cortantes cuchillas
las heridas que provocan, el interior las sentía.
Su savia, su lucidez, la concurrencia atraía.
En sus misteriosos ojos,
las verdades se ofrecían.
Era un hombre de letras que su verbo enarbolaba.
Sus manos entrelazadas soldaban palabras, versos,
mencionando con acierto lo que aconteció en el tiempo.
Sus ojos trasparentes. Su sonrisa te atrapaba.

En una noche de lujo un regalo para el alma
que nos hizo galopar
por caminos y cañadas, verdes pastos, aguas claras.
Mares puros donde la luna se explayaba plateada
en las aguas del estrecho los barcos se paseaban y
ella bailando entre aguas.
Mientras a un chaparro viejo una hoguera le brotaba
rodeada de sus gentes
Los ancianos narraban, historias y guerras pasadas.
Los troncos ardían, sus ascuas quedaban.
La universidad movía sus vidas.
Antonio Molina

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Tema